Busquedas

Martires

Miguel Talavera Sevilla

  • Causa: Causa de Ignacio Aláez Vaquero y compañeros, seminaristas
  • 18 años
  • Estudiante de filosofía
  • Nacimiento: Boadilla del Monte (Madrid), 29 de septiembre de 1918
  • Muerte: Monte de Boadilla, o cerca de Aravaca, 9 de octubre de 1936
  • Sepultura: Lugar desconocido

El día 29 de septiembre de 1918, día de san Miguel, nace en Boadilla del Monte (Madrid) el primero de los tres hijos del matrimonio formado por Án- gel Talavera y Matilde Sevilla. Lo bautizan con el nombre del santo del día.

Es formado en las fuertes convicciones cristianas que viven sus padres y, en el plano académico, acude a la escuela del pueblo, dedicando el tiempo libre a las tareas propias de una familia de agricultores. Tras recibir la pri- mera comunión, Miguel comienza a ayudar a Misa como monaguillo. Están destinados en este momento en Boadilla varios sacerdotes para atender no sólo la parroquia, sino los dos monasterios de vida contemplativa que existen en el pueblo. En este contexto nace su deseo de consagrarse a Dios como sacerdote. Su párroco es, sin lugar a dudas, quien lo prepara para su ingreso en el Seminario Conciliar de Madrid, hecho que ocurre en septiem- bre de 1929. Hasta 1936 transcurren siete cursos, durante los que Miguel estudia cuatro de latín y tres de filosofía. Es compañero del siervo de Dios Jesús Sánchez durante el curso 1932-33.

En la memoria de su familia han quedado las visitas que sus padres le hacen los domingos en el Seminario, al estar cerca del centro de formación el domi- cilio familiar. Finalizado el curso, Miguel regresa a casa, desde donde es testigo de la persecución que sufre la Capital. No sabemos si se enteraría del asalto al seminario el día 18 de julio, durante el retiro para seminaristas de Madrid.

Cuando llegan a Boadilla noticias de las actuaciones de grupos frentepo- pulistas, algunos del pueblo marchan a Madrid para unirse a ellos. Rendido el Cuartel de la Montaña, regresan a Boadilla y crean allí un comité revolu- cionario que asume el control y distribuye las armas con las que se habían hecho en Madrid. Entre ellos están gran cantidad de mendigos y transeún- tes que el alcalde madrileño, Rafael Salazar Alonso, había trasladado a esta localidad y que no dudan en vengar su situación social con las armas re- partidas entre quienes se vinculaban a la causa común de la persecución religiosa: se destruye la iglesia parroquial, con sus imágenes y objetos de culto; y se asalta y destruye también el convento de las Carmelitas. El pá- rroco, don Benjamín Sanz Rodríguez es detenido y asesinado en Pozuelo de Alarcón. Al día siguiente le toca su turno al capellán de las Carmelitas, don Melitón Morán, también asesinado. La causa de canonización de ambos fue abierta en Madrid el 18 de marzo de 2017.

De la checa de Fomento llega un grupo de milicianos a Boadilla a me- diados de agosto. Preguntan por una serie de personas entre las que se encuentra Miguel Talavera. Este hecho pone en evidencia el uso que los perseguidores hicieron de los expedientes robados durante el asalto al Seminario. Los datos de Miguel constaban allí, con su dirección, además de en el padrón municipal de Madrid. En esta ocasión no se los llevan detenidos, gracias a la actuación del presidente del Comité. Pero los mi- licianos regresan el 7 de octubre, esta vez de la checa de la Puerta del Ángel. En la acusación contra Miguel, que provoca su detención consta «haber sido seminarista». No hay otra causa para la detención. Tan solo se refieren a él como seminaristay en alguna ocasión, y por error, lo lla- man fraileEs trasladado junto con otros tres paisanos del pueblo, estos acusados de «haber sido concejales de partidos de derechas»a la checade Marqués de Monistrol, en las inmediaciones del paseo de Extremadu- ra. Desde este momento, los datos sobre el destino de Miguel comienzan a ser confusos. No se puede precisar ni el lugar ni la fecha exacta de su asesinato. Ésta se sitúa en torno al 9 de octubre de 1936. No debemos olvidar que muchas de estas actuaciones criminales se realizan al margen de un proceso documental que deje rastros históricos. Miguel pudo ser llevado «al alto de la cuesta de las Perdices, antes de llegar a Aravaca»según declaración del tío de Miguel, que tuvo ocasión de preguntar sobre estos datos a un miliciano. Pudo también ser asesinado en el monte de Boadilla. Su cadáver no ha podido ser hallado.

De que la causa de la detención y posterior muerte de Miguel Talavera sea su condición de seminarista no cabe duda alguna. Es sobradamen- te conocida la orden de detención expedida por la checa de Fomento y ejecutada por la de Puerta del Ángel en la que se menciona como causa «haber sido seminarista»Así también aparece en la Causa General, en las piezas relativas a las checas y a la persecución religiosa en las certificacio- nes de los respectivos fiscales. Aparece su nombre también en la relación de mártires que desde el principio realizó la diócesis de Madrid-Alcalá. En Boadilla, esta memoria ha quedado plasmada en la calle que el municipio dedica a sus sacerdotes y a su seminarista: la calle de los Mártires.

© 2017 Arzobispado de Madrid. Delegación Episcopal para las Causas de los Santos