29/11/2018 en Alfa y Omega. Se cierra en Madrid la causa de beatificación de 56 sacerdotes y laicos testigos de la fe durante la persecución de los años 30. El juicio ahora le corresponde al Papa.

Se cierra en Madrid la causa de beatificación de 56 sacerdotes y laicos testigos de la fe durante la persecución de los años 30. El juicio ahora le corresponde al Papa

Este sábado, la colegiata de San Isidro acoge a las 13:00 horas la clausura de la fase diocesana de la causa de canonización de Cipriano Martínez Gil y 55 compañeros, todos ellos sacerdotes diocesanos y familiares que dieron su vida durante la persecución religiosa de los años 30 y que ahora se someten al juicio de la Santa Sede para ser declarados mártires.

Era el 21 de julio de 1936 cuando el párroco de El Pardo, Cipriano Martínez, fue apresado junto a su coadjutor y fueron llevados al calabozo municipal. Allí, Cipriano alentó a sus compañeros de cautiverio con charlas de fe y hasta con bromas. Y ante sus carceleros tomaba una actitud comprensiva: «Hay que perdonar. Tenemos que estar dispuestos a lo que Dios quiera, a darle la vida si es preciso», lo que hizo en la madrugada del 18 de agosto, cuando lo llevaron a la tapia del santuario del Cristo del Pardo para fusilarle, no sin antes pedir un momento para rezar en silencio antes de recibir la descarga mortal.

Acompañan en la causa a Cipriano numerosos sacerdotes que compartieron con él tanto la incertidumbre de la detención como la decisión en la entrega de la vida. Todos ellos forman parte de una generación de sacerdotes marcada por la persecución y el martirio: en 1936 había en Madrid 1.118 sacerdotes seculares, de los cuales fueron martirizados 379, una tercera parte, cuyas causas va a ir abriendo poco a poco la diócesis

Junto a Cipriano y sus compañeros de sacerdocio figuran en esta causa varios laicos, familiares todos ellos de alguno de los sacerdotes, con los que compartieron también el mismo destino, como los dos hermanos de Carlos Plato, párroco de Canillejas, que fueron voluntariamente al martirio para no dejar solo a su hermano; o Pilar Martín de Miguel, sobrina del párroco de Aranjuez, sometida durante varios meses a torturas y vejaciones para hacerle confesar el paradero de su tío, hasta que finalmente fue asesinada a palos.

«Ha sido muy edificante recorrer la historia de todos estos siervos de Dios. Son testimonios de mucha fortaleza, de mucha fe, de mucho amor y confianza en el Señor», dice Alberto Fernández, delegado de Causas de los Santos. «La mayoría de ellos pensaba que no les iba a pasar nada –prosigue–, sencillamente porque ellos no habían hecho nada malo a nadie. Muchas de las personas de sus pueblos y parroquias los querían y los protegían, y la mismo tiempo ellos estaban muy seguros de que si les pasaba algo estaban en las manos de Dios». Y cuando todo se desató, «se mostraron muy dispuestos a dar la vida por el Señor en caso necesario, y muy valientes para hacerlo. En el fondo son historias muy de Dios».

Fernández subraya que «ahora el juicio para ser declarados mártires corresponde al Papa, que es «el único juez de causas de los santos». Lo que se ha hecho hasta ahora en Madrid ha sido recoger documentación y testimonios que ahora se envían a Roma para que los estudie primero una comisión de historiadores, luego una de teólogos y por último de obispos y cardenales, hasta acabar el proceso en el Papa, «que es quien dicta la sentencia» que reconoce el martirio.

A Roma han enviado una documentación que supera los 6.000 folios, «con testimonios de testigos, familiares, gente que vivió esos momentos. Hay algunos que viven, algunos incluso fueron testigos de la detención y recuerdan cómo fueron a la casa del cura. Hemos interrogado en total a 95 testigos, y la gran mayoría se emocionaban al narrar aquello que pasó, porque fueron testigos de una entrega muy grande», dice el delegado, quien destaca que «es importante subrayar que es un trabajo minucioso que se lleva a cabo con mucho rigor, con muchas garantías procesales e históricas».

Alberto Fernández confirma también que próximamente se va a abrir en Madrid una nueva causa con 50 sacerdotes y más de 60 laicos, hombres y mujeres miembros de la Acción Católica, de la Asociación Católica de Propagandistas, de la Adoración Nocturna y también catequistas de parroquias, «porque estamos convencidos de que la motivación de su muerte fue principalmente religiosa».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo


Publicado en http://www.alfayomega.es/172003/madrid-manda-a-roma-la-causa-de-56-martires

Fecha de Publicación: 29 de Noviembre de 2018
© 2017 Arzobispado de Madrid. Delegación Episcopal para las Causas de los Santos